Aspectos históricos de los deslindes municipales

Otro de los trabajos sinérgicos entre la Administración y el autor: destinado a divulgar una de las tareas de la función pública, pero fundamentado y escrito, en su mayor parte, fuera de las horas de trabajo; por pura diversión. Tarea ésta de los deslindes desconocida para la mayoría de la población (al menos de los urbanitas; para la gente del campo los asuntos de lindes y rayas siguen muy presentes). Tal vez por eso los promotores de la publicación, Maruja Gutiérrez Díaz (ex-directora del CIDAMM) y Rafael Herrero García (director del Centro Cartográfico Regional) que no la consideraban nimia, decidieron editar este opúsculo, del cual traté la parte de los antecedentes históricos.

Por suerte, no me cupo solamente escribir papeles al respecto, investigando en archivos (es decir: recoger lo sembrado por otros), sino también trabajar para el futuro, en la práctica.  Aquí muestro unas fotos del reconocimiento y amojonamiento de la línea límite entre los términos municipales de Rascafría (Madrid) y el Real Sitio de San Ildefonso (Segovia), en Peñalara, el 5 de septiembre de1990. Como en otros casos, muchos sentirían envidia al pensar que nos pagasen por subir a Peñalara, pero no siempre las rayas de término van por entornos tan privilegiados, ni hay acuerdo pleno entre las partes (como en este,  por ser una divisoria muy clara); a veces las cosas pueden ponerse tensas y desagradables, si los colindantes no están de acuerdo.

A la izquierda, lo que en el artículo llamo “la comitiva”, es decir, el conjunto de personas implicadas en el deslinde. En este caso más numeroso de lo habitual por ser, además de límite entre municipios, entre comunidades autónomas y espacios naturales protegidos.

A la derecha uno de los peritos de nuestro lado: Ricardo Cañil Pinar († 1999), natural y vecino de Rascafría, antiguo miembro del Batallón Alpino del Guadarrama (del Ejército de la República), que se pasó mucho tiempo en las trincheras allí mismo y luego fue guarda forestal de larga y reconocida ejecutoria.

Descargar PDF (23 MB)