El retablo de Los Navalucillos

Siendo comunistas, nos duele el poco trabajo en común que hay a menudo entre los investigadores, al menos en el terreno de las Humanidades y fuera de los departamentos universitarios. Sería deseable (utópico) el flujo de información, al menos en los temas sobre los que cada autor no tiene previsto profundizar o publicar. Esto es muy evidente en el terreno de los protocolos notariales, donde la temática es absolutamente heterogénea y, salvo el escribano y un orden más o menos cronológico, no hay elementos que orienten la búsqueda. Pasando hoja tras hoja y destriando la mayoría, hemos encontrado a veces escrituras que estábamos convencidos de que alguien habría dado lo que fuera por conocer ¿Pero quién? ¿Dónde? En esta era de la Internet ¿No se podrían crear tablones de hallazgos? Mucho cartel de “perdido perrito” por las farolas, pero ninguno, que sepamos, de “hallado documento”.

Por eso no dudamos en pasarles a Enrique-Carmelo Molina Merchán y Roberto Horcajuelo Blanco, dos notorios eruditos de la comarca de La Jara, una escritura que nos encontramos por casualidad mientras buscábamos testamentos y otros documentos de nuestros antepasados. Y ellos sí que supieron sacarle el jugo al descubrimiento:

MOLINA MERCHÁN, Enrique C.; HORCAJUELO BLANCO, Roberto: Localizada una obra desconocida de los maestros cántabros José Vélez de Pomar y Juan de la Roza: “El retablo del templo parroquial de San Sebastián de Los Navalucillos (Toledo)”: Anales Toledanos, T. XLIV (2008), págs.. 111-143.

Enlace